Ramos Sociales
 
Ramos Funebres
 
Decoración de Eventos
 
Cuidado de la Flores
 
Significado de las Flores
 
Diccionario de Flores
 
Complementos
 
Sobre las Flores
 
Fondos para Escritorio
 
Fechas Especiales
 

Como cuidar tus ramos florales

Son muchos los truquitos existentes para los ramos florales, en esta pagina te damos algunos…

- Echa una cucharada de azúcar al agua que pongas en el florero, pues proporciona al tallo y a la flor bastantes nutrientes.

- Aleja el ramo de las corrientes de aire para evitar que el agua de los pétalos se evapore de forma muy rápida.

- Coloca las flores en un emplazamiento lo más fresco posible, un calor excesivo marchita las flores.

- Rocía el ramo con frecuencia, aumenta la duración y frescura de las flores. Un ambiente muy seco tiene el mismo efecto que un florero sin agua.

Coloca la maceta en un lugar claro, bien ventilado, fresco pero sin corrientes.

- Cuidado, no resisten mucho tiempo en una habitación con calor.

- Si ves que las flores no se abren es por falta de luz.

- Debes mantener siempre el cepellón algo húmedo.

- Las flores se marchitan en cuanto les falta agua, pero ten cuidado con los encharcamientos.

- Cuando las flores estén marchitas, elimínalas, de esta forma conseguirás que las nuevas duren más tiempo.

Una vez cortadas tendremos que tener cuidado con el tallo de la flor ya que por ahí será por donde reciba los nutrientes que necesite para mantenerse sana durante más tiempo. Lógicamente, por el tallo, la flor se alimenta con mayores dificultades que cuando estaba en la planta, por eso, debemos intentar facilitarle la labor.

 

Hay que evitar que el corte de la parte inferior del tallo se aplaste o que esté ligeramente podrido, ya que estas circunstancias perjudicarán su adecuada conservación. Cada día haremos una pequeña incisión dos centímetros por encima del corte con unas tijeras, procurando siempre no deformar o aplastar el tallo. Con este truco podremos mantener durante más tiempo las células del tallo vivas para alimentar a la flor.

 

Las flores cortadas tienen que ponerse siempre en agua limpia y renovarla cada vez que se ensucie. Como la flor ha perdido las hojas y las raíces de la planta, ya no tiene ningún modo de obtener el oxígeno que necesita para vivir. Puestas en agua, las flores son capaces de sustentarse a partir del oxígeno que está disuelto en el agua y que absorben a través del tallo.

Poner una aspirina disuelta en el agua también ayuda a su conservación, aunque también se pueden incorporar productos especiales de jardinería que sirven para matar las bacterias que pueden desarrollarse en el agua y que acelerar la putrefacción de la flor. Asimismo no podemos olvidar retirar los restos de flores marchitas o las hojas pasadas, ya que al caer en el agua se pueden pudrir y activar el proceso de descomposición de la flor.

Otro factor fundamental es el jarrón: cualquiera que sea el recipiente, tiene que tener agua suficiente para todas las flores y que llegue bien la luz a cada una de ellas. Es decir, que la cantidad de flores tiene que ser proporcional al volumen del jarrón, sin apelotonar los ejemplares.

Por último, no debemos olvidar que es muy importante tener en cuenta la habitación donde colocaremos el búcaro con las flores. Los ambientes secos, con corrientes de aire o donde da el sol directamente a las flores contribuyen a resecar antes los tejidos y a que envejezcan más rápidamente.